jueves, 11 de junio de 2009

pequeñas cosas


Hola ¿Que tal va todo?
A veces,siento lastima por las cosas mas insospechadas.Por aquí cerca de donde vivo,hay unas casas grandes,Caseríos,se llaman aquí.
Algunos están abandonados,porque las personas que vivían allí,casi siempre gente mayor,tienen que acabar marchándose.En muchos casos están en las afueras,y supongo que a determinada edad prefieres estar cerca de la familia.
Bueno,el caso es que la mayoría tienen unos jardines preciosos,que claro con el abandono se convierte mas en una selva que en un jardín.En una de esas casas,hay una Camelia,que aunque la casa lleva muchos años deshabitada,año tras año florece.
Las flores se abren paso entre las zarzas,que poco a poco han ido colonizandolo todo.
Y me da mucha pena,porque pienso que ellas brotan para alegrar a los moradores,sin darse cuenta de que ya nadie se para a mirarlas.
Me recuerdan,a esos perros que de vez en cuando salen en television,que llevan años esperando a sus dueños en el mismo lugar,sin darse cuenta de que los han abandonado.
Bueno,al menos yo,todos los años les presto un poquito de atención.
Un saludo.