domingo, 8 de julio de 2012

aviso para las siguientes

Hola ¿Que tal va todo?

Perdón por tener el blog tan abandonado,perdón Patri,perdón Vane...no creáis que no me acuerdo de vosotras,lo que pasa es que no me alcanzan las horas.
No quiero repetirme,pero es cierto que mi peque me absorbe casi todo mi tiempo.Y a raíz de eso,he decidido escribir este post.(Y aprovechando que la peque se ha dormido un rato).

Pues lo que decía,Leire es un terremoto,no para y acabo agotada cada día.Y claro,luego están los días "buenos" y los días "malos".En los días "buenos",se despierta sobre las 8h u 8,30h.Le doy el pecho (su desayuno),y la dejo explorar por la casa,mientras yo desayuno y voy poniendo la casa en marcha.Ya sabéis,camas,lavadora,aspirador,comida...Siempre vigilandola con el rabillo del ojo,para que no se haga daño con nada,o no se meta a la boca algo que no debe.Duerme su siesta de media mañana,come de maravilla,me deja comer a mi,me deja recoger la cocina...Después duerme otra siesta,preparamos la merienda y a la calle de paseo hasta la hora del baño.

Para las nueve o nueve y media de la noche ya esta dormida.

Y luego están los días "malos"....Y aquí viene lo de "aviso para las siguientes".En los días malos,se despierta a las 7,30h u 8h,desayuna y empieza a encapricharse de cosas que no puedes darle porque se haría daño,o simplemente porque no puede ser, como por ejemplo la plancha,el portátil,las ovejas del prado de enfrente de casa..etc. Y claro,en esos días si le dices que no,se pone hecha un basilisco,y le sale la niña del exorcista de dentro. Se tira al suelo pataleando,gritando llorando desconsolada,y no hay nada que puedas hacer para que se calme.Ya puedes venir con todos los juguetes y tonterías del mundo,que cuando se habré la espita...Los muñecos salen disparados de sus manos, a la velocidad del rayo.Y no puedes hacer otra cosa nada mas que sentarte a su lado,sintiendo como te van saliendo las canas una por una,y esperar a que se le pase.
Y cuando al final se le pasa, se tranquiliza media hora y vuelve a la carga otra vez,pidiéndote lo imposible.Y claro vuelta a empezar.

Esos días,ni come ni me deja comer.Ni recojer la casa,ni hacer las camas,ni la comida...Y me paso el día mirando el reloj,y contando los minutos para acostarla y
poder hacer algo.Y pienso "¿Quien me mandaría a mi,con lo tranquila que estaba yo?",y acto seguido me siento culpable de haberlo pensado.Porque con esto y con todo,el tenerla a ella es lo mejor que me ha pasado en mi vida.

Y por eso quería avisaros,de que seguramente es inevitable que estemos cansadas,que no hayamos dormido,que no tengamos tiempo para nada,que no sepamos como reaccionar ante sus berrinches (que también son una etapa),que seguramente no somos malas madres por pensar lo de "quien me mandaría"...Creo que todas las madres del mundo,en algún momento lo habrán pensado.

No cambiaría mi vida por nada,con sus días "buenos" y con los "malos",que quizá debería llamarlos,los "menos buenos".Estoy enamorada de mi hija,y me encanta la personita en la que se esta convirtiendo,simpática,extrovertida,y cabezona como una mula.Cada lagrima que he llorado durante estos diez años,cada mal rato,todo tenia que pasar, para poder tenerla ahora aqui conmigo.

De momento nada mas.
Un saludo.